lunes, 10 de noviembre de 2008

Crear una cuenta de correo gmail

El correo electrónico es una utilidad que permite a los usuarios enviar y recibir mensajes y archivos adjuntos a otros usuarios situados en cualquier lugar. son las direcciones que llevan la @

Lo que proporciona el correo es un buzón o lugar virtual donde se depositan sus mensajes a la espera de posterior consulta y contestación.

Para hacer uso de una cuenta de correo hay que solicitarla a cualquier proveedor que la facilite. Existe en la red multitud de lugares que la crean de forma gratuita.

Los correos se pueden consultar de dos formas diferentes:

  • A través de paginas Web (webmail).

  • A través de un programa gestor de correo instalado en nuestro equipo (Mozilla Thunderbird, Eudora, Outlook...).

Vamos a crear una cuenta con Gmail que se utilizará, entre otras cosas, para dar de alta un blog en Internet. Gmail es un servicio de correo que ofrece Google de forma gratuita.

Para la creación tecleamos en un navegador de dirección http://www.google.com y, en la parte superior, en el enlace Gmail. En ella observará, en la parte derecha, un recuadro (parte superior) para introducir sus datos si ya los posee y, justo debajo, un enlace Apúntate a Gmail >>, sobre el que hay que hacer clic para proceder a hacerlo.

En la siguiente ventana deberás rellenar los datos que aparecen.

Antes de aceptar la cuenta debes consultar la disponibilidad de la cuenta de correo que estás

creando por si ese nombre de usuario ya lo tiene otra persona.

Si es así, habrá que buscar otro. Debes presionar sobre el botón comprobar la disponibilidad,

Ya podemos utilizar nuestra cuenta, para escribir y enviar archivos. La redacción de los mensajes no están sujetos a ninguna norma escrita que regule este tipo de comunicación aunque sí hay unas reglas conocidas como Netiquette que se han ido adaptando a lo largo de los años como buenas prácticas en el correo. Equivalen a un código de buen uso o de buena conducta:

  • Evitar el uso de mayúsculas (escribir en mayúsculas se interpreta como gritar la red).

  • No dejar nunca en blanco el “Asunto” (el objeto del mensaje).

  • Empezar con un saludo y terminar con una despedida.

  • No escribir nada en los mensajes que no diríamos cara a cara al destinatario.

  • Hay que procurar que los mensajes sean breves y concisos.

  • Quitar toda la “basura” que arrastran los mensajes cuando los reenviamos.

1 comentario:

Manuel dijo...

Hola: soy compañero de Javier, me dio la dirección de tu blog, ¡enhorabuena!
Me ha gustado mucho.